Dec. 14, 2020

Lo que urge

Es evidente que nuestra Costa Rica atraviesa una crisis política, económica y social sin precedentes, pero esta es sólo el síntoma de un problema mucho más profundo: una crisis moral y humana.

La desaparición física de la generación de 1940, la creadora de la hoy lejana “vía costarricense”, dejó un vacío ideológico y político que sus presuntos “herederos” no han sabido llenar. Por el contrario, esos herederos han dilapidado la herencia, descuidando la formación y la cultura política. Así han facilitado que se entronicen en nuestra República la mediocridad, la frivolidad política, la improvisación, los experimentos exóticos y la más burda manipulación de nuestros valores.

Las consecuencias están a la vista: las sufrimos todos, día a día, y golpean más a nuestros compatriotas más vulnerables, a las grandes mayorías que no pertenecen a los sectores y grupos favoritos del Gobierno de turno.

Pero no estamos condenados a seguir en esta decadencia. Podemos salir de ella, pero para eso urgen varias cosas:

Urge que las mentes preparadas y patrióticas de nuestra nación se agrupen (como se agruparon en 1889 y 1940) para acabar con la mediocridad.

Nos urge que los costarricenses estudiosos y determinados, nos aboquemos a pensar y plantear propuestas, decisiones y soluciones sensatas para terminar con la frivolidad.

Nos urge aún más un programa seguro, firme y de largo plazo, basado en el conocimiento preciso de los problemas y necesidades de nuestra Patria, para acabar con la improvisación.

Nos urge colocar a patriotas comprometidos con ese rumbo programático, en los puestos de decisión donde puedan llevarlo a cabo, y así terminar con los experimentos exóticos.

Y sobre todo, nos urge una agrupación donde todos estos patriotas unidos por Costa Rica, puedan despuntar, desarrollarse y formar equipos capaces y comprometidos, que no dejen a las futuras generaciones en la misma orfandad ideológica en que ha quedado la nuestra.

Es un gran reto el que debemos enfrentar. Pero no podemos darnos el lujo de seguir esperando. Costa Rica nos llama.

Robert F. Beers

Síganos en Facebook: RBeersCR

Síganos en Twitter: RobertFBeersCR